Follow by Email

domingo, 5 de febrero de 2012

La Princesa Espectral cap.10

Nuevo capitulo de La Princesa Espectral (el publico se vuelve locoooo). Pero aviso: este capitulo no está escrito desde el punto  de vista de Violet-Lisa. En este capitulo voy a explicar desde la tercera persona el capitulo final de la serie Monster Necklace. Ahora a leer.



Aun no. Eso les habían dicho los demás Cazadores de Sombras. Que necesitaban más tiempo para organizarse. Pero tanto Charlie como Violet sabían que no había más tiempo. 



Stromboli estaba reclutando a espectros para que se unieran a su enorme ejercito. ¡Cuanto más tiempo le dieran más poderoso se haría! Así que tenían que atacar.
Charlie y Violet estaban escondido detrás de un matorral, que se encontraba justo delante de una casa abandonada que Stromboli usaba como refugio. Tenían que entrar allí dentro como fuera.

-Dame la mano-le dijo Charlie a su amiga, mientras se levantaba y le tendía la mano-nos tele transportaremos dentro de la casa.
-Buena idea-contestó Violet-solo hay un problema.
-¿Cual?
-Que solo puedes tele transportarte a ti mismo ¿es que no prestas atención en las clases que nos da tu padre?
-Sí, es verdad-dijo Charlie mientras volvía a sentarse, decepcionado.
-¿El qué? ¿Que no prestas atención en clase?
-¡No! ¡Es verdad que no puedo tele transportarnos a los dos!-suspiró- ¿Y que hacemos?
Violet era la que normalmente tenía esas grandes ideas que salvan el día. Así que se cruzó de brazos, cerró los ojos y dejó volar su imaginación. 
Unos segundos después, abrió los ojos. Miró hacia la casa y se quedó quieta.
-¿Tienes una idea?-preguntó Charlie.
-Sí. ¿Ves esa ventana?-contestó Violet, mientras señalaba un punto de la casa que tenían en frente.
-¿La que está más cerca de nosotros?
-Sí. ¿Crees que podrías hacernos levitar a los dos hasta allí?
-Pues…
Charlie no estaba para nada seguro. Si para hacer levitar una simple pelota de baloncesto ya necesitaba muchísima energía ¡imaginaos para hacer levitar a Violet y a él a la vez!
Violet vio que su amigo estaba preocupado. Ella sabía perfectamente que si accedía a su propuesta, su amigo perdería mucha energía. Le cogió de las manos,  le miró a los ojos y dijo con una voz que enternecería hasta a las piedras:
-Charlie, yo se que puedes hacerlo. Cosas más difíciles has superado y cosas más increíbles has hecho con tus poderes.
-¿Confias en mí?-le preguntó Charlie a su amiga.
-Siempre lo he hecho.
A Charlie le invadió la esperanza y se le iluminaron los ojos. Violet confiaba en él. Y no podía defraudarla.
-Pues vamos-dijo finalmente.
Los dos se levantaron y corrieron hasta debajo de la ventana mencionada anteriormente. Cuando llegaron Charlie cogió a su amiga de la mano, cerró los ojos y se concentró en el objetivo: levitar hasta la ventana.
De repente, su collar se iluminó y de dentro de él, empezó a salir una luz azul eléctrico que envolvió a los dos amigos como si fuera una especie de cinturón. Y poco a poco, se fueron despegando del suelo.
Charlie tenia los ojos cerrados y en su cara se dibujaba una mueca entre esfuerzo y sufrimiento. No creía poder llegar hasta la ventana.
Pero Violet no se daba cuenta. Estaba demasiado emocionada. ¡Estaba levitando! ¡Nunca antes lo había hecho!  
Por fin (y para sorpresa de Charlie) llegaron hasta la ventana. Violet le dio una patada para abrirla y lentamente entraron.
Cuando estuvieron en el interior, cayeron al suelo. Violet no lo entendió al principio. ¿Por que habían aterrizado tan bruscamente? Pero su respuesta llegó cuando vio a Charlie tumbado en el suelo. Le costaba respirar y estaba sudando. El pobre había hecho un gran esfuerzo y ahora estaba agotado.
-¡Charlie!-exclamó Violet y se arrodilló junto a su amigo-¿Estas bien? 
-Tranquila, preciosa-dijo una voz odiosamente familiar a su espalda.
Violet se giró y vio, acompañado de dos enormes soldados, a la última persona que quería ver en ese momento. 
-¡Stromboli!-exclamó y agarró la mano de Charlie, instintivamente.
-Nosotros nos encargaremos de tu amiguito, pequeña-dijo el malvado.
Los dos soldados se acercaron a ellos y cogieron, cada uno por un brazo, a Charle y se lo llevaron. El joven intentó resistirse pero lo único que consiguió fue un puñetazo en el estómago.
Antes de que Violet pudiera reaccionar, Stromboli, la había cogido por el cuello. Y, a pesar de estar tan delgado, consiguió levantarla en el aire.
Charlie, observaba la escena. Se sentía impotente. Estúpido. Inútil. No tenia fuerzas ni para hacer que su collar lanzara un rayo contra Stromboli. ¿Y si sus padres tenían razón? ¿Y si debían haber esperado a atacar? Pero ya era demasiado tarde. 
Stromboli, con la mano con la que no sujetaba a Violet, sacó del interior de su capa negra, una barita plateada. La aplastó contra el cuello de Violet y pronunció con una gran sonrisa malvada:
-Transponunt universi.
Entonces una luz blanca envolvió a Violet y cuando se desvaneció, la chica había desaparecido, llevándose con ella el aplomo de charle, el cual, rompió en llanto.

Espero que os haya gustado. Los próximos ya serán otra vez desde el punto de vista de Violet-Lisa (a no ser que necesite escribir otro capitulo com este o desde el punto de vista de otro personaje). Pronto cap.11 :D

2 comentarios:

  1. Cómo me gusta ir leyendo las historia y su evolución... aquí el extraterrestre Gonzalo desde Eivissa... comunicando... un abrazo (en el espacio exterior hay mucho lío de meteoritos y vacío... siento no haberme puesto en contacto antes... la radiofrecuencia se me estropeó con una mala colisión de internet en la nave nodriza...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui Isa desde la tierra te da las gracias por haber puesto el primer comentario del año (aunque no entiendo muy bien que pinta un extraterrestre en Ibiza). Y un abrazo para ti también. Te lo mando en un cohete.

      Eliminar