Follow by Email

viernes, 25 de noviembre de 2011

La Princesa Espectral cap.6

Bueno, aquí está. El capítulo 6 de La Princesa Espectral. Lo se, he tardado mucho en colgarlo para lo corto que es. Pero tengo una excusa que explicaré al final. Ahora, a leer el capitulo. Se lo dedico a mis dos profesores que hoy es su santo.

Al abrir los ojos, pensé: "Sí. Definitivamente, he muerto". 
Todo a mi alrededor era de color blanco. No se veía nada más. Una puerta. Una ventana. Alguien. Nada. Delante, atrás, a la derecha e izquierda, todo era blanco.
Decidí levantarme del suelo y caminar. Aunque no sabia si caminaba hacia dónde caminar. Podría estar andando en círculos y ni enterarme.
Estuve un buen rato caminando. Pensaba en el colegio, en que no había terminado los deberes, en si el profe de naturales ya había corregido los exámenes…en resumen: pensaba en cosas en las que, alguien normal, no pensaría si estuviera en mi situación. Pero, a estas alturas, ya os habréis dado cuenta, de que yo no soy "alguien normal".
Seguía pensando en cosas sin sentido cuando, a unos treinta metros vi una silueta. Parecía un hombre. 
Corrí hacia él sin pararme a pensar si era amigo o enemigo.
A medida que me fui acercando, pude observar que se trataba de un  señor mayor, con una larga barba blanca y vestido con una túnica blanca. 
-Hola-dijo cuando me paré delante de él-¿como estás?
-Confusa.¿Quien es usted?
-Me llamo Corbus. 
-¿He muerto, Corbus?
-¡Pues claro que no! Solo te has tele transportado, Violet.
-¿Tele transportado? espera…¿como me has llamado?
-Violet. Ese es tu nombre.
-No. Yo me llamo Lisa.
-¿Estas segura?
Corbus hizo unos movimientos con las manos y, delante de mi, apareció un espejo. Me acerque a él despacio. Pero, en lugar de lo que cabria esperar al mirarse en un espejo, lo que vi, no fue mi propio reflejo. 
Mi pelo liso suelto, se había convertido en dos trenzas que me colgaban encima de los hombros. Mi camisa a cuadros y mis pantalones de color beis, se habían convertido en un mono vaquero con un jersey rojo debajo. Mis gafas, había desaparecido. Y mi ojos, habían pasado de ser marrones a ser azules. Au que el mayor cambio fue, que ya no era de carne y hueso. Todo mi cuerpo, todo, parecía estar dibujado en un papel. Como un dibujo animado.
Ese no era mi reflejo. Pero sabia a quien pertenecía. 
-Soy…soy Violet. 
-Sí. La coprotagonista de Monster Necklace, por lo que tengo entendido.
-Pero ¿como?…
-Ven. Pasemos dentro y te lo explicaré todo.
Corbus volvió a mover las manos y, por arte de magia, apareció una puerta que este abrió. Con un gesto, me indico que pasara.
Al otro lado de la puerta, había un pasillo larguísimo. A la izquierda, había una pared, llena de retratos y fotografías de gente que no había visto en la vida. A la derecha, casi no había pared. Solo unas columnas que, entre ellas, dejaban ver un espectacular cielo azul. Si se sacaba un poco la cabeza, se podía comprobar que ese castillo (o lo que fuera) estaba flotando en el aire, ya que, debajo de él, se podían ver los espectaculares rascacielos, de la que yo suponía, era la ciudad donde transcurría mi amada serie, Monster Necklace.
-Espectacular ¿verdad?
-Sí. ¿Donde estamos?
-Este es el castillo del Rey y la Reina Espectral. Bueno, mi castillo y el de mi mujer.
-¿Tu eres el Rey Espectral?
-Sí. Pero supongo que no tienes ni idea de que es el "Rey Espectral".
-No. La verdad es que no lo había oído nunca. En Monster Necklace no sales.
-Eso es porque ellos no saben que existo.
-¿Quienes?
-Los Cazadores de sombras. Y sabes quienes son ¿no?
-Pues claro que si. Yo lo se TODO de Monster Necklace.
-Pues si lo sabes todo no me será muy difícil explicarte por qué Charlie y tu soy los únicos que pueden salvar este y los demás universos de las garras de Stromboli.

MI EXCUSA: aparte de escribir esta historia para el blog, estoy haciendo otra versión de La Princesa Espectral, para presentarla al concurso de la editorial Everest. Y sólo tengo hasta el 30 de diciembre para escribir más de 200 paginas. Y solo llevo 11. Así que no me culpéis si tardo mucho en subir el cap.7 :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario